Sacate el calzado

Dejá que tus pies saludables respiren y que la sangre circule mientras caminas descalza por tu casa. 

¿Esto ayuda?

Caminar descalzo tiene sus ventajas. Ayuda a la circulación sanguínea, estimula la sensibilidad del pie e induce a un estado de relajación. Aprovechá el buen clima al quitarte tus zapatos y caminar descalza por tu casa, por el parque o la playa.

A continuación se detallan algunos consejos para el cuidado de tus pie

  • Las primeras veces que caminas descalza, se aconseja que sea por la arena, en vez de por una superficie con piedras o pasto.

  • Evitá pararte sobre objetos sucios o filosos.

  • Siempre llevá tus zapatos con vos y si considerás que la superficie no está limpia, estarás lista para calzarte.

  • No lo hagas todo el tiempo. Al principio los tendones y las articulaciones de tus pies y piernas pueden estresarse, lo que puede causar dolor e inflamación.

  • Cuando vuelvas a tu casa lavate bien los pies, secalos con cuidado y aplica un humectante para que se conserven suaves.